Canal Nuevos Dirigentes Nuevos Dirigentes Twitter Nuevos Dirigentes Twitter Dario Santilli
 
     
 

Foto: gentileza de RDLT


   
17-03-2016 | Notas de Opinin
THE TORPEST

Análisis futbolístico de The Strongest 1 vs River 1 – Copa “Bridgestone” Libertadores – Fase de Grupos – Fecha 3

Insólito. Increíble. Impensado. Traigan adjetivos que sin dudas los tomamos. Hasta resulta raro el mismo comienzo del comentario puesto que no es habitual utilizar una frase como esta: “cuesta explicarlo con palabras”. ¿Cómo hacemos? ¿Cómo nos defendemos? Argumentos tenemos, y de sobra. Claro está que usaremos los vocablos que estén permitidos y guardaremos aquellos que, generalmente, nombramos en pleno partido con un tono elevado. Así no River, así no. Es una historia ya contada, una figurita repetida, aquel chiste que cuando dicen las primeras palabras uno dice “ya lo sé”. Pasó lo que, lamentablemente, muchos imaginábamos. El equipo que dirige Marcelo Gallardo le regaló la igualdad al líder del grupo luego de haber malogrado innumerables situaciones de gol y otra vez pareciera ser que se va de un estadio con las manos vacías. Muchas veces hay que definir como sea y no tratar de imitar a Messi porque Lio hay uno solo.

Sonará tonto y hasta tiene un grado de estupidez lo que vamos a mencionar pero es la auténtica realidad: el plomero hace trabajos de plomería, el electricista con aquellas labores que tengan que ver con la energía, el gasista (omitimos el ejemplo), y el futbolista, queremos creer, que se dedica a jugar al fútbol, o a la pelota vio, como se dice en el barrio. Y aquí nos detenemos en la idea que pretendemos plasmar ya que algunos de los jugadores de River parece ser que solo trabajan los días de partido y durante la semana no tocan el balón, sino no se explica cómo al estar todos los días con una pelota desperdician situaciones de gol inmejorables. Y si de frases hablamos “los goles que no haces en el arco de enfrente, los recibís en el propio”. ¿Resultado del encuentro? Ya lo saben todos.

Fue el típico partido en el que nos llevamos las manos a la boca o nos agarramos la cabeza sin comprender lo que nuestros ojos veían. No se puede errar tanto debajo del arco, no es posible entender que sólo se haya hecho un gol y encima el más difícil de todos cuando a los 18 minutos del primer tiempo Rodrigo Mora ensayó una media vuelta extraña, pero bonita al fin, y colocó el balón pegado al palo izquierdo que defendía el arquero Daniel Vaca.

Así se abría el marcador en la noche y The Strongest no era un equipo que se dejaba llevar por delante, más bien, hacía su negocio como todo dueño de casa y tenía sus chances de gol que Marcelo Barovero, ayudado también por la defensa, evitaban constantemente. De arranque nomás Rodrigo Ramallo tuvo una ocasión pero “Trapito” le dijo que no. Luego, la tapada del arquero al remate de Raúl Castro y el consiguiente golpe del balón en el parante derecho mantenían como ganador parcial al “Millonario”. La tarea del ex guardameta de Vélez era muy buena y así se iban al descanso con poco aire y muchos metros de altura.

El complemento fue una catarata de chances para que River pudiera voltear al líder del grupo 1 y llevarse una cómoda victoria pero nada de ello sucedió. Sebastián Driussi primero de frente al arco y después solo cara a cara con el arquero la tiró por encima del travesaño. Mora también falló al tirarla afuera. A Fernández le salió un tirito y a Alario, que ya no tenía aire, se le terminaron las piernas cuando debía definir. Todo era un manojo de nervios en el banco de los de Núñez, se lesionaba Eder Álvarez Balanta y los que ingresaban poco le pudieron aportar al equipo. Hasta que llegó ese momento fatal que tiene alquilado a “La Banda”: 44 minutos, Alejandro Chumacero enganchó en el área, dejó desparramados por el suelo a Emanuel Mammana y a Milton Casco y sacó un remate potente que se le metió entre las manos a Barovero. De no creer, del 1 a 0 y de tener unas cuantas chances para abrochar el encuentro a que te lo igualen de ésta manera. Y aún hay más: gravísimo error de Leonardo Ponzio al voltear con la mano a Ramallo y recibir así correctamente la tarjeta roja por parte del árbitro Julio Quintana. Cabe destacar que el jugador del elenco local también fue expulsado. Empató River o, mejor dicho, se empató River.

A ésta “altura” del partido no cabe en la cabeza que sucedan estas cosas. La igualdad boliviana se caía de madura y, más allá de no haber perdido frente al puntero del grupo, la victoria estaba casi consumada. Ese maldito “casi” es el que siempre echa por tierra todo lo que se tiene en las manos ya sea con buen fútbol o con lo poco que se haya realizado. A meter mano dura “Muñeco”, nos parece que era partido para Leonardo Pisculichi y no para Andrés D´Alessandro que poco y nada hace cuando tiene minutos. Otra vez hay cambio de chip y a pensar en el torneo local: Banfield viene muy mal, a afilar la puntería y que no sea cosa de que el dolor de cabeza vaya del “Monumental” hacia el sur.

 

 Alexis Emmanuel Fuma

 

 

Compartir en:
 
 
 
     
 
 
  Campeones de America  
 
 
  El Partido que todos quieren ver  
 
 
  La fiesta popular ms linda de la Argentina  
 
 
 
¿Querés recibir nuestras noticias?
 
 
Powered by Crossingnet